jueves, noviembre 22, 2007

Pressing Catch

Lo pedísteis y aquí está.
Hoy, mientras volvía del trabajo he visto que en cierta juguetería de calle La Unión, Gómez, de esas con solera que siguen vendiendo el Scalextrix y casitas de muñecas, venden los blisters con los quecos (muñecos para el resto del mundo) de la WWF. Los antiguos. Sí, el Big BossMan, Hulk Hogan, El Último Guerrero, Snake y todos sus coleguitas. Seis lerus. 6€. ¿Qué te molan? ¿Qué quieres uno? ¡¡A qué esperas!! ¡Seguro que cualquier fan ya se ha llevado tres!

Porque, ¿quién no veía a estos tipos darse de ostias cuando era pequeño? Y es que la WWF ha decaído mucho (entre otras cosas porque ahora SÍ han admitido que es un show), ya no vemos a tipos como el Enterrador con su urna o al Poli Loco de Canadá con su porra eléctrica o al Último Guerrero haciendo su famoso "baile de San Vito". Vale, todos sabíamos (en mayor o menor grado) que todo estaba amañado, pero ¿y lo bien que nos lo pasábamos? Había rencillas internas, dramones, amores imposibles, odios acérrimos... en fin, un culebrón. Además de la serie de juegos para consolas que salían cada dos por tres, todos malísimos pero que nos enganchaban a jugar y a emular las hazañas y los más famosos golpes de nuestros "ídolos".

Para los nostálgicos, un aperitivo. Para los frikis, ya sabéis dónde está la tienda.

6 comentarios:

  1. Si la vida es teatro, westremania es vodevil.

    No es fácil ganarse la vida como púgil en este "arte", ademas de un entrenamiento físico fuerte, se requiere carisma y conocimientos de marketing, hay que saber venderse, que los luchadores más famoso ganan más de un millón de dolares al año.

    Entre esto y actor porno, no puedo decidir a que dedicarme cuando sea mayor! xD

    pd: El enterrador sigue en activo y repartiendo toñas como nadie. la urna, también xD

    ResponderEliminar
  2. Juas, Hulk Hogan terminó haciendo un reallity para la MTV (o era VH1?) tipo "los Osbourne" (no, no es una serie sobre los familiares de Bertín)... Una mujer de plástico y porcelana, una hija con más tetas que cabeza, y un hijo tontaco, más cinco perros, doscientos loros, y varios cochazos. Impresionante documento. Aunque dentro de lo malo ha tenido suerte, y sigue siendo un "mito". La mayoría de estos tipos acabaron vendiendo super-pela-patatas en el teletienda americano. Qué cosas!

    ResponderEliminar
  3. Jas, no pago canones en los nicks23 de noviembre de 2007, 9:01

    Bravo!
    Que gran post, lagrimilla time. Entre freaks no vamos a tener secretos y decirle en el colegio cuando jugabamos a pressing catch yo siempre me cogía al Último Guerrero.
    Aunque el juego siempre terminaba mal cuando nos emocionabamos y nos hacíamos un "suplex dorsal" o una "quebradora" en el patio que tenia suelo de cemento.

    Tu quién te cogías Robe?

    ResponderEliminar
  4. Reconozco que me molaban mucho El Último Guerrero (era este el de la "sillita eléctrica"?) y Bret "Hitman" Hart. Pero yo siempre me cogía o El Enterrador o Randy Savage Macho Man... los malos eran los mejores!!! XDDD

    Me has hecho recordar los días de crueldad escolar, cuando hacíamos que los más "rellenitos" se cogieran a los Hermanos Sacamantecas. Que tiempos aquellos donde darte un espaldarazo en el suelo intentando golpear a tu amigo en el pecho con los pies era toda una proeza...

    ResponderEliminar
  5. No todos acaban vendiendo pelapatatas, ahí tenemos a Dwayne Johnson "The Rock" reconvertido en actor, el tipo ha hecho muchas pelis malas, pero esperaos a ver Southland Tales.

    viva el vodevil!

    ResponderEliminar
  6. Este finde, he estado mas malo que un perro... he tenido tiempo para ver el Quatro lo mismo que antes veia en Antena 3 los fines de semana, El Wretstling y Humor Amarillo. Humor amarillo a pesar de que incluso recuerdo vagamente los programas (repetidos of course) no dejan de ser entretenidos. Sin embargo, los luchadores aunque mas mazacotes; es sorprendente como ha aumentado la masa muscular a la vez que medra su carisma.

    P.D: Joder Jimy "Estaca" Dugan eso si era carisma!!

    ResponderEliminar