jueves, febrero 14, 2008

Pérdidas

Hay pocas cosas que me decepcionen más que ver como una amistad se rompe.
A veces, en esta vida, se dan situaciones que uno simplemente no comprende. Me explico. Tenía una amiga que había estado ahí, casi sin saberlo, en momentos muy difíciles para mí, ella tampoco lo estaba pasando especialmente, y yo esas cosas sé apreciarlas. Me sacó una sonrisa cuando nadie más podía hacerlo y consiguió que le mostrara cosas de mí mismo que sólo habían visto mis más íntimos amigos... Pero no siempre las cosas salen como uno quiere o espera.

Desde mi, como muchos ya sabreis, particular punto de vista, esta persona lo estaba pasando mal; en ciertos momentos se había confesado decepcionada por términos como el amor o la amistad, y yo, en esta estúpida cruzada por hacer cuanto está a mi alcance para que los que conozco sean más felices intenté ayudarla. En algún momento metí la pata o quizás pasó algo que yo no supe ver, la cuestión es que, tras varios mensajes y un par de emails la relación ha llegado a su fin. Y es que, muchos pensarán que lo peor que te puede ocurrir es que te deje tu pareja, pero perder a un amigo es aún mucho peor para mí. Todas las risas, todas las confesiones, los buenos momentos, los malos, la ilusión de encontrar a alguien con quien compartir mil cosas... todo en vano.

Como sea, ahora estoy un poco desubicado. Temo que me esté pasando lo mismo con otras relaciones, y es que todo se repite. Hace tres años, por razones que muchos conoceis, ya pasé por algo parecido, pero esta vez he luchado con todas mis fuerzas para mantener los lazos con los que me rodean y aún así he vuelto a fallar.

De todo se aprende. Aunque yo no lo diría mejor, él sabrá explicarlo, y es que, a fin de cuentas, hice las cosas a mi manera y eso es lo único que me queda.

Frank Sinatra - My way

7 comentarios:

  1. Mi filosofía vital ya sabes cual es.

    Es imposible llevarse bien con todo el mundo. de hecho, la gente tiende a considerar el ser alguien amistoso con todo dios como una virtud, yo lo veo un defecto que a veces da buenos resultados. xD

    Es más, es posible que no se pueda llevar uno bien con la gente afín durante todo el tiempo.

    Aunque la vida da muchas vueltas, las cosas que parecen definitivas, pueden no serlo tanto, para bien o para mal.

    ResponderEliminar
  2. Jas, ninja del agua14 de febrero de 2008, 14:00

    Yo voy un poco más allá del comentario del buen amigo de la barba tupida y mantengo que en la vida también molan los enemigos.

    El buenrrollismo extreme no está aprovado por la convención de Ginebra. De un enemigo siempre sabes lo que te espera, pero ¿de un amigo?

    Preguntas que necesitan resuestas...

    All is full of Estambul

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que no tengo enemigos realmente... sólo una barbaridad de gente que me desprecia a los que no les hago el menor caso. Pero yo no intento llevarme bien con todos, el problema está en que se supone "que no había que intentarlo, ¡que nos llevábamos bien!".

    Citando a John Konstantin:

    - La mitad del mundo civilizado me odia.

    - ¿Y la otra mitad?

    - Mujeres...

    ResponderEliminar
  4. Os llevabais bien...o eso creías!Todoes culpa de la conjura judeo-masónica y la pertinaz sequía.

    Esa cita da muchas pistas...xD

    Una verdad como un puño, however.

    pd: Konstantin...Fanhunter?

    ResponderEliminar
  5. Acertó usted Mr. Whiskers.

    ¡Que la pichurrina te acompañe!

    ResponderEliminar
  6. Hay una cosa que no me queda clara.
    La amistad ha muerto consumida por el fuego de la destrucción o, por el contrario, ha quedado congelada en animación suspendida por falta de contacto?

    Creo que anoche me lo contaste pero ya no me acuerdo XD

    PD: Esta noche espero que estés hábil y rápido...

    ResponderEliminar
  7. Lo segundo, pero la falta de contacto ha sido forzada. Que le vamos a hacer...

    ResponderEliminar